Nº1 - Diciembre 2018

Jaime Davidovich. Arte y televisión.

Arturo / fito Rodríguez Bornaetxea – Duración: 11:42

Jaime Davidovich (Buenos Aires, Argentina,1936 – Nueva York 2016) fue un artista multidisciplinar, pero sobre todo fue un pionero en trasladar el proyecto artístico a la televisión.

Davidovich comenzó profesionalmente a exhibir sus pinturas en 1958. Sus primeras exploraciones en el videoarte tienen lugar con la aparición de los equipos de vídeo portátil, a finales de los años 60. Con la aparición de la televisión por cable, a mediados de los años 70, Jaime Davidovich fue uno de los primeros artistas en reconocer su potencial como soporte para el arte. En 1976 ayudó a crear Cable SoHo. Un año más tarde creó Artist Television Network (A.T.N.), una organización sin ánimo de lucro creada para explorar el potencial artístico de la televisión “abierta” y fomentar la difusión de videoarte. La organización produjo programas de televisión bajo el nombre de SoHo Television, un proyecto para la televisión por cable de acceso público de Manhattan. La programación incluía videoarte, los primeros vídeos musicales que se realizaban, así como actuaciones y entrevistas con artistas como Laurie Anderson, John Cage y Richard Foreman, entre muchos otros.

Pero Davidovich es más conocido por su trabajo en The Live! Show, (1979 – 1984), un programa semanal en el canal de acceso público capaz de conjugar las pautas formales de la televisión con los eventos de vanguardia que tenían lugar en el Nueva York de los años 70, y que incluía además la sátira política y la temática social, dando lugar a una suerte de infiltración artística en los medios absolutamente novedosa. El programa supuso una de las miradas más agudas que desde el mundo del arte se han lanzado sobre el fenómeno televisivo; si Soho Television fue una mirada de la televisión sobre los artistas, The Live! Show era la mirada de un conjunto de artistas sobre la televisión.

Uno de los primeros programas de The Live! Show, fechado el 28 de diciembre de 1979, puede verse hoy en YouTube. Esta circunstancia cierra perfectamente un bucle bien elocuente. Por un lado, nos habla del desarrollo y la evolución de los medios televisuales y de sus posibilidades tecnológicas, pero al mismo tiempo redimensiona un programa como The Live! Show, al lanzar a la pantalla global aquella propuesta cuasi marginal de televisión de proximidad.

Desde nuestra perspectiva actual el programa ha atravesado el tiempo y los medios de difusión en una cápsula espacio-temporal y se nos presenta ahora como una memoria viva, nos da cuenta de la audacia por conseguir el acceso a los medios de comunicación desde nuevos planteamientos creativos. Las herramientas de comunicación y las políticas han variado, pero existe algo que permanece en esencia y que es capaz de atravesar las circunstancias históricas, locales y sectoriales. Se trata de un (siempre) nuevo intento por tener una voz propia, por impulsar visiones disidentes desde el ámbito cultural, desde la autogestión del tiempo y de los contenidos.

Así, en el proyecto de Jaime Davidovich encontramos un importante y refinado calado político. Es posible que el autor no haya sido adscrito a la nómina de artistas políticos, ni que su obra haya sido entendida como “arte político” en los términos en los que se ha venido utilizando esta desgastada etiqueta. De modo que reivindicamos aquí el trabajo de Jaime Davidovich, pues nos descubre un verdadero compromiso con la sociedad y las tecnologías de su época, manteniendo siempre una tensión productiva entre el ámbito del arte y el fenómeno de la televisión.